VELA
  SUBMARINISMO
  SURF
  PESCA
  MEDIO AMBIENTE
  HISTORIA Y ARTE
  TROTAMUNDOS
  MUNDO NÁUTICO
 
  COMUNIDAD
  FOROS DEL MAR
  TABLÓN DE ANUNCIOS
  LISTA DE CORREO
  BOLETÍN
» Volar sobre el mar

Marc Foraster es un catalán apasionado por el flysurf. Thalassa-online le entrevistó.


Oriol Gispert

Volar sobre el mar. Esta es la sensación que provoca el surf de cometa, más conocido como el Flysurf. Es el nuevo deporte náutico de moda: jugar con el viento y las olas arrastrado por una cometa.

Uno de estos apasionados del Flysurf es Marc Foraster, que ya había hecho sus pinitos en otros deportes náuticos. "Yo había hecho windsurf, había hecho vela ligera, había hecho catamarán, motos de agua.... había hecho prácticamente de todo; pero de todos los deportes que he probado, éste es el que más me ha enganchado. Me ha vuelto loco hasta tal punto que navego todos los días que hace viento y que mi trabajo me permite", explica.

Cuando intenta describir las sensaciones de la práctica del Flysurf, Marc no encuentra palabras: "No tocar la cometa me atrae un montón, me da mucha fuerza. Empiezo a correr y cuando estoy a punto, me digo: "Ahora es el momento". Le doy un buen golpe a la cometa y la sensación es... impresionante. Empiezas a volar, a levitar. Estás volando y te dices: "¿Qué quiero hacer? ¿Un doble forware?" ¡Pues adelante! Y lo haces. "¿Qué sólo quieres volar y ver hasta donde llegas? Pues también. Cada salto te da una sensación diferente. puedes llegar a volar hasta 10 metros de altura, que son casi, casi la altura de tres pisos; sin embargo cuando caes es como si sólo hubieras subido un palmo de altura".

Más maniobrable que el surf de vela o windsurf, menos cansado que el surf; los que lo practican aseguran que es la navegación que te da más libertad. Esto es algo que lo distingue de otros deportes náuticos, como explica Marc: "Con una cometa casi no se necesita viento. Con una fuerza 3 yo ya puedo hacer saltos que dejan a la gente alucinada porque parece mentira que la cometa me pueda dar tanta fuerza para poder subir tanto y hacer maniobras de rotaciones hacia adelante y hacia atrás, lo que llamamos "forwares", "back-loops", "table-tops"... maniobras que con el windsurf necesitas unas condiciones muy especiales".

El boom

Hace tres años se inventaron unas cometas capaces de flotar y el Flysurf saltó a la fama. En España llegó hace dos años y ahora hay más demanda de cometas que oferta. "El boom que hubo en España fue principalmente por una competición que se celebró en Tarifa en Semana Santa de 2000. Vinieron las mejores figuras del mundo. Fue el lanzamiento por toda España de este deporte nuevo del que se había oído mucho pero que aún no se había visto aquí. Las imágenes fueron espectaculares porque tuvieron las mejores condiciones climáticas posibles: viento de fuerza 5-6 muy constante y olas de metro y medio, 2 metros... Condiciones ideales para el Flysurf en niveles extremos. Hubo saltos de parada en el aire de más de 10 segundos y saltos de 10 metros de altura, desplazándose 30, 40 metros tranquilamente", recuerda Marc.

Acompañamos a Marc en una de esas mañanas con viento. Hace un buen día para la práctica del Flysurf según nos informa Marc: "Hace un día perfecto; con un levante que hacía días que no teníamos a pesar de ser la época de los levantes - en octubre, noviembre -. Tengo muchas ganas de salir al mar con este levante que yo calculo que está entre un 4 o un 5. Esto quiere decir saltos muy grandes".

En la playa nos encontramos con José Antonio, un amigo que nos dice que el día está bien, que ha consultado el anemómetro y que el viento está en unos 18 nudos.

El equipo

La gran novedad del Flysurf es la cometa. En vez de ser simplemente las olas o la vela, es una cometa al viento la que arrastra al surfista. Marc y José Antonio nos enseñan sus cometas. "Tenemos unas cometas que se llaman inflables. Si os fijáis, esta cometa tiene unas costillas y un flotador principal que contienen aire comprimido que es el que le da un cierta estructura a la cometa para que después, si cae al agua, lo podamos sacar fácilmente y que no pierda su estructura".

La cometa de José Antonio es distinta y proviene del mundo del parapente: "Esto es como un parapente en pequeño. Con menos metros cuadrados vamos a tener la misma potencia que con un hincable", explica José Antonio.

La preparación es algo costosa. Primero hay que llenar las cometas de aire. "Se está inflando. Hasta que no se infla del todo tiene una forma un poco fea pero una vez se hincha, coge el aire, queda todo el aire dentro, y ya tiene otra forma", explican.

También son algo distintas las tablas. Más pequeñas que las windsurf y más parecidas a las de surf. Marc nos explica en qué se distinguen: "La diferencia con las de surf, es que éstas tienen unos "foot straps" y que son mucho más duras y resistentes".

José Antonio tiene un wakeboard. "Se utiliza para viento muy fuerte. Lo bueno que tiene esta tabla es que en el free-style, es decir, el de maniobras en el aire, es muy manejable".

También las botas son importantes."Tienen que ser muy buenas. Si se te sale un pie, puede ser peligroso. Podrías romperte una pierna", explica Marc.

La barra de mando o la botavara también se distingue de la del windsurf. "Si te fijas, tiene tres hilos que cuando llegan a la cometa son cuatro. El del medio es la línea de freno, y las laterales son las de dirección. Si tiramos de una de ellas vamos hacia la izquierda y si tiramos de la otra, vamos hacia la derecha. También está el cabo de arnés que lo sujetaremos al cuerpo para no cansarnos tanto".

Deporte de riesgo

El Flysurf es considerado por muchos como un deporte de riesgo. Los saltos a más de 10 metros de altura y los desplazamientos de hasta 30 metros hacen que las condiciones físicas del deportista sean muy importantes. Así lo explica Marc: "Las cometas tienen mucha fuerza y lo importante es tenerla bajo control. Cuando no controlas la potencia es cuando te puedes hacer daño. La gente dice que es un deporte de riesgo y realmente podría serlo si no acabamos de tener bajo control la cometa. Cuando se controla, no hay problema".

Hace dos años Marc se compró su primera cometa, enviada desde Hawaii. Intenta seguir las competiciones internacionales para adquirir un cierto nivel pero le gustaría encontrar un espónsor para dedicarse exclusivamente a volar sobre el mar. Mientras tanto, vive pendiente de los días en los que hace suficiente viento como para salir al mar.

Para ello, se ha provisto de un singular aparato llamado "BuscaViento": "Usamos un aparato que es un buscapersonas pero que para nosotros es un buscaviento. Es un servicio que ofrecen en el que hay un seguimiento a pie de playa de 6 puntos estratégicos: Barcelona, Castelldefels, Sant Pere, Malgrat, Cambrils y Pals. Me dicen la intensidad del viento que hace en tiempo real. Cuando empieza a haber 10 nudos de viento, me empieza a avisar de que en esa estación hay viento y me dice las máximas, las mínimas, la dirección, la intensidad, hora y temperatura que hay en esa base", y bromea, "Pero también es un problema porque cuando estoy trabajando y me empieza a pitar justo cuando no puedo ir, me fastidia. Cuando estoy trabajando tengo que esconderlo".